Árboles frutales que puedes tener en casa

Aunque lo ideal es vivir en un chalet con un buen huerto, o tener una casa con un hermosa y gran jardín, aunque vivas en un piso en pleno centro siempre puedes tener en cuenta la opción de tener en casa pequeños árboles frutales; ya sea en la azotea, e incluso en un balcón exterior, este tipo de  árboles dan alegría y una nueva dimensión al concepto de huerto urbano, además de ofrecerte sus deliciosos frutos en su versión más fresca y ecológica posible.

La variedad enana de estos árboles puede ser cultivada en macetas; si no eres un entendido en el asunto, pregunta a profesionales cuáles pueden ser las variedades más apropiadas para la localización de tu casa y dónde piensas plantarlos. También es importante saber si un sólo árbol crecerá por sí solo, o necesita de otros similares o de especie diferente para asegurar la polinización; todo dependerá de la variedad que nos interese o que finalmente sea la más apropiada.

Para empezar, lo ideal es colocarlos en contenedores que al menos 30 cm de diámetro por 30 de profundidad; lo ideal es colocar algún tipo de soporte una vez que empiezan a crecer, para evitar la acción del viento y además controlar la dirección de su crecimiento. Previniendo que lo normal es que duren bastantes años, la tierra ideal para plantarlos es una que libere nutrientes, o que sea fácilmente fertilizante. Generalmente, lo ideal es colocarlos en una zona soleada, regarlos con frecuencia e informarse sobre si necesitan algún tipo de poda en especial.

Aquí te damos algunas ideas para que empieces a cultivar tu pequeño huerto de árboles frutales en miniatura:

  • Manzano: Es el árbol preferido por todos los que empiezan, y además es el ideal, pues hay una gran variedad de sus frutos y además son muy resistentes a cualquier tipo de meteorología.
  • Peral: A los perales les afecta negativamente el tiempo frío y las heladas, así que es bueno cubrirlas con alguna clase de protección cuando las temperaturas empiezan a bajar.
  • Cerezo: Con sólo uno de estos árboles se puede obtener una buena cosecha de sus frutos, pero es necesario protegerlos de las aves que seguro se ven atraídas por él. Dependiendo de cuánta cantidad de sol reciban, se puede cultivar una variedad u otra.
  • Ciruelo: Igual de fértiles que los cerezos, no se aconseja podarlos mucho, pues son proclives a ser atacados por hongos; además, es necesario hacer varias recogidas de frutos al año, pues son muy fértiles.
  • Melocotón: El fruto de estos árboles frutales es muy resistente durante todo el invierno, pero al llegar la primavera y florecer, estas flores pueden verse afectadas por las heladas del contraste de temperatura diurna y nocturna; es mejor cubrirlo con alguna protección, o directamente meter su contenedor en el interior de casa durante la noche.

 

Flores de otoño que alegrarán tu jardín

Llegado el mes de septiembre, es hora de arreglar nuestro jardín y prepararlo para la nueva estación, que pronto llegará meteorológicamente, pero de la que pronto empezaremos a sentir sus efectos. Para ello, os traemos una lista de aquellas flores indicadas para plantar en estas fechas, y que alegren nuestro pequeño rincón florido durante unos cuantos meses:

  • Crisantemos: La flor de otoño por excelencia, coloca sus macetas en un lugar luminoso pero sin que reciba directamente la luz, y añádeles agua cuando tenga más o menos una pulgada de tierra seca. Corta los brotes a medida que se sequen para que mantengan más tiempo su aspecto florecido.
  • Rudbekias: Estas preciosas flores con aspecto de girasoles se regenerarán por sí mismas, pues al ir marchitándose durante los meses de primavera y verano, dejarán caer las semillas a su alrededor, que se transformarán en una nueva planta en otoño.  Aunque esta floración es de menor tamaño, soporta muy bien las bajas temperaturas.
  • Pensamientos: Flores intolerantes al calor, se plantan cuando la temperatura es más fresca, y aunque con los fríos del invierno se aletargan  y marchitan, vuelven a florecer en primavera por un corto período.
  • Pimientos ornamentales: Este tipo de planta de interior se cosechan en macetas colocadas en lugares muy soleados, y necesitan agua frecuentemente cada vez que la tierra empieza a secarse; sólo cuidado con comerlos, pues son una variedad picante.
  • Salvia perenne: Para un jardinero principiante son unas flores perfecta para empezar a disfrutar de este arte sin desanimarse. Además de ser aromáticas, su floración en color plateado es un verdadero espectáculo para la vista.
  • Aliso de mar: Disponibles tanto en color púrpura como en blanco, estas flores se plantan directamente en la tierra o en un contenedor de suelo; si quieres crear un efecto de fantasía, pon estos últimos a diferentes alturas.
  • Azafrán de otoño: Su nombre real es Colchicum, y florece entre finales de agosto y finales de septiembre, aunque sin hojas; estas aparecen en primavera, poco antes de marchitarse con la llegada del verano.
  • Acónito: Aunque esta planta es venenosa, sus flores de color morado son imposibles de resistir. Plántalas en un lugar con sombra, lava tus manos después de tocarla, y ten precaución con ella si hay cerca niños o mascotas.
  • Uña de gato: Esta planta suculenta (llamada así porque puede almacenar agua en su interior) es increíblemente resistente al calor y la sequía, y las mariposas aman las flores anchas y densas.  Brotan en el verano, pero adquieren un color rosa intenso o rojo durante el otoño.
  • Anémonas japonesas: No podrás resistirte al color rosa de estas hermosas flores, que dan un toque de color a los patios y jardines sombríos, aunque necesitan estar plantadas en un lugar al que llegue el sol.