Flores de otoño que alegrarán tu jardín

Llegado el mes de septiembre, es hora de arreglar nuestro jardín y prepararlo para la nueva estación, que pronto llegará meteorológicamente, pero de la que pronto empezaremos a sentir sus efectos. Para ello, os traemos una lista de aquellas flores indicadas para plantar en estas fechas, y que alegren nuestro pequeño rincón florido durante unos cuantos meses:

  • Crisantemos: La flor de otoño por excelencia, coloca sus macetas en un lugar luminoso pero sin que reciba directamente la luz, y añádeles agua cuando tenga más o menos una pulgada de tierra seca. Corta los brotes a medida que se sequen para que mantengan más tiempo su aspecto florecido.
  • Rudbekias: Estas preciosas flores con aspecto de girasoles se regenerarán por sí mismas, pues al ir marchitándose durante los meses de primavera y verano, dejarán caer las semillas a su alrededor, que se transformarán en una nueva planta en otoño.  Aunque esta floración es de menor tamaño, soporta muy bien las bajas temperaturas.
  • Pensamientos: Flores intolerantes al calor, se plantan cuando la temperatura es más fresca, y aunque con los fríos del invierno se aletargan  y marchitan, vuelven a florecer en primavera por un corto período.
  • Pimientos ornamentales: Este tipo de planta de interior se cosechan en macetas colocadas en lugares muy soleados, y necesitan agua frecuentemente cada vez que la tierra empieza a secarse; sólo cuidado con comerlos, pues son una variedad picante.
  • Salvia perenne: Para un jardinero principiante son unas flores perfecta para empezar a disfrutar de este arte sin desanimarse. Además de ser aromáticas, su floración en color plateado es un verdadero espectáculo para la vista.
  • Aliso de mar: Disponibles tanto en color púrpura como en blanco, estas flores se plantan directamente en la tierra o en un contenedor de suelo; si quieres crear un efecto de fantasía, pon estos últimos a diferentes alturas.
  • Azafrán de otoño: Su nombre real es Colchicum, y florece entre finales de agosto y finales de septiembre, aunque sin hojas; estas aparecen en primavera, poco antes de marchitarse con la llegada del verano.
  • Acónito: Aunque esta planta es venenosa, sus flores de color morado son imposibles de resistir. Plántalas en un lugar con sombra, lava tus manos después de tocarla, y ten precaución con ella si hay cerca niños o mascotas.
  • Uña de gato: Esta planta suculenta (llamada así porque puede almacenar agua en su interior) es increíblemente resistente al calor y la sequía, y las mariposas aman las flores anchas y densas.  Brotan en el verano, pero adquieren un color rosa intenso o rojo durante el otoño.
  • Anémonas japonesas: No podrás resistirte al color rosa de estas hermosas flores, que dan un toque de color a los patios y jardines sombríos, aunque necesitan estar plantadas en un lugar al que llegue el sol.